Los padres de la democracia

Decenas de miles de personas se manifestaron en Madrid bajo el lema Democracia Real Ya. Finalizada la manifestacion unos centenares de personas intentaron cortar la Gran Via lo cual impidio la Policia Nacional usando una gran brutalidad, cargando contra los manifestantes y disparando botes de humo.

15 de mayo de 2011. Decenas de miles de personas se manifestaron en Madrid bajo el lema Democracia Real Ya. Finalizada la manifestacion unos centenares de personas intentaron cortar la Gran Via lo cual impidio la Policia Nacional usando una gran brutalidad, cargando contra los manifestantes y disparando botes de humo.

A raíz de la muerte de Suárez se ha escrito mucho sobre los padres de la democracia. En mi opinión deberíamos aclarar de qué democracia estamos hablando, pues yo miro a mi alrededor y no veo más que partitocracia. Y seguro que muchos de vosotros también. Y no es lo mismo.

Y en cuanto a los padres de la democracia, los que lucharon contra la dictadura, según dicen destacados izquierdistas que no estuvieron en esa lucha por razones de edad, de verdad que río por no llorar. Estuve allí. Los que luchamos contra la dictadura no parimos nada. Tampoco le ganamos a la dictadura. Fue una auténtica derrota. El dictador murió tranquilamente en su cama y los que le rodeaban gestaron y dieron a luz este engendro que llamamos democracia. También estaba el demócrata cristiano Ruiz Giménez,  la gente del PSOE (a los que por cierto nadie vio en la lucha contra la dictadura) y a los del PCE (esos sí que estaban). Pero si no es por la traición de Adolfo Suárez a la gente de derechas y la traición de Santiago Carrillo a la gente de izquierdas, a día de hoy no tendríamos ni libertad de expresión ni sindicatos ni nada de eso que llamamos democracia. Lo prioritario en ese momento fue que no hubiera sangre y lo último que deseabamos todos era otra guerra.

Después de Suárez, llegó Felipe y con él la OTAN, los decretazos, la ley de la patada en la puerta, los yupis y el todo por la pasta. Todo esto suavizado, eso sí, por políticas de escolarización y sanidad universal y mejoras a los pensionistas, a los soldados y la Guardia Civil. Esto último “para tenerlos contentos y que no den un golpe de estado”, dijeron.

Con Felipe también llegó la corrupción y el clientelismo, y la vuelta al miedo y las represalias. Represalias económicas principalmente.  Lo de los trabajos forzosos en el Valle de los Caídos por suerte no volvió más. Y el gustazo de ver a los abuelos disfrutando en los viajes por España y en los balnearios no tiene precio.

Hubo una época en que había que tener carnet del PSOE para progresar. La recuerdo bien. Después vinieron los Aznares y los Zaplanas a forrarse y a llevarse todo lo que pudieran. Y muchos de los que habían luchado contra la dictadura votaron a Aznar, eso no lo sabe la juventud de izquierdas. Sí, votaron a Aznar porque estaban hartos de Felipe y porque en España no votamos lo que queremos sino que castigamos a quien no queremos. Somos así y no tenemos arreglo. Y creo que la juventud debe saberlo.

Después de Aznar yo pensé que nada podía ser peor, pero me volví a equivocar. Zapatero hizo tres cosas bien: sacarnos de Iraq, la ley del matrimonio homosexual y la ley de la dependencia. Todo lo demás, que yo recuerde, lo hizo fatal. El Plan E ya fue el colmo y lo de los 400 euros para llorar. Y cuando ya creíamos que lo habíamos visto casi todo, llega Rajoy, con sus ideas sobre la estirpe, el plasma y la sangre de horchata.

Adolfo Suárez ha sido en mi opinión el único presidente español que, pese a todo, que siempre hay un pese, supo estar a la altura de las circunstancias. Gobernó para todos y llegado el momento antepuso los intereses de su país a los intereses de su partido. Y aunque nunca le voté, tiene por esto mi reconocimiento.

El próximo domingo iré a votar aunque no podré votar lo que realmente quiero, pues no quiero votar un partido u otro. Quiero votar leyes, aprobar o rechazar la destrucción del Mar Menor, la construcción de aeropuertos fantasmas, la llegada del AVE o la mejora de los trenes tradicionales, la subida o bajada de IVA, los artículos que deben gravarse con más o menos impuestos, la gestión de la sanidad y la educación. Eso es lo que quiero. Más democracia y menos partitocracia. Por suerte, parece que algunos movimientos municipalistas actuales están en esa línea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: